Archivo mensual: diciembre 2010

Almeyda: y un festejo a lo grande.

Almeyda cumple años y lo festeja como quería: con la camiseta de River puesta por seis meses más. Y ya pidió sus deseos: “Salvarnos cuanto antes y pelear el título”.

La torta tiene cada vez menos espacio para las velitas, aunque a Matías Almeyda le sobra energía para soplarlas. El Pelado cumple hoy 37 años y los festeja con pasión. Con la misma que pone en cada partido con la camiseta de River. Por eso, a pesar de estar cada vez más cerca de las cuatro décadas, sigue esquivando el retiro con dignidad.

-¿Te habías imaginado estar jugando al fútbol a esta edad? -La verdad que no. Después de todas las locuras que me mandé, de dejar, volver, de dejar, nunca me imaginé estar jugando a los 37. Y tampoco que iba a volver y seguir queriendo jugar al fútbol. Yo jamás había disfrutado tanto de ser jugador, de entrenar, de compartir el vestuario con mis compañeros… Hasta disfruto del hincha. Yo regalé tiempo de felicidad. Lo tendría que haber sentido mucho antes a todo esto, pero por suerte al menos lo pude sentir. Y todavía me queda un tiempito.

-¿Por qué tardaste en definir tu continuidad? -El acuerdo con los dirigentes era hasta fin de año. Por eso no dependía sólo de mis ganas.

-Al final fue un simple trámite…

-Sí, porque yo quiero seguir jugando y el club desea lo mismo. Por suerte, el 5 de enero empiezo la pretemporada con el grupo.

-También sigue Jota Jota López. ¿Qué te parece? -A Juan nunca lo sentimos como un entrenador interino. Tiene una gran experiencia en el fútbol, conoce perfectamente a River y sus consejos le sirven mucho al grupo. Vamos a seguir trabajando juntos, como lo hicimos hasta ahora, y ojalá que las cosas nos sigan saliendo bien.

-¿Ser del riñón de River le da un plus a Jota Jota? -Sí, un gran plus. A River hay que conocerlo, hay que caminar por el anillo, te tenés que chocar con la gente, verla, escucharla… Ahí te das cuenta de que River es especial. Por lo menos así lo siento yo, que viví bajo las tribunas del Monumental.

-¿Cómo fue pasar del tiki tiki de Cappa al overol? -Hubo un cambio, porque todos los técnicos trabajan, ven y sienten el fútbol de diferente manera. Angel dejó cosas muy positivas, pero no pudimos conseguir resultados y el fútbol se maneja por eso. Cuando llegó Juan, modificó la táctica, el equipo experimentó un cambio bastante grande, jugó de otra manera y conseguimos los puntos necesarios para terminar el año fuera de la Promoción.

-¿Qué le quedó de Cappa a este River? -Muchos conceptos, como la manera de recibir la pelota y girar el juego… A uno le van quedando cosas de todos los técnicos y creo que Angel es uno de los últimos maestros: enseña a jugar al fútbol, hace docencia, forma jugadores.

-¿Era necesario el cambio de entrenador? -Nosotros jugamos al fútbol, eso dependió exclusivamente de los dirigentes. Si ellos vieron que había que cambiar, por algo habrá sido. Claro que a mí siempre que se va un cuerpo técnico me da tristeza porque no pudieron cumplir por lo menos el tiempo que habían firmado.

-¿Qué te generó que se te haya mencionado para reemplazar a Cappa? -Siempre que se habla de uno, y bien, es lindo. Pero yo primero tengo que terminar mi ciclo como jugador. El día de mañana sueño con ser técnico, pero eso quedará para cuando no juegue más.

-¿No te dieron ganas de sentarte en el banco? -Un poquito, ja. Pero por ahora disfruto mucho de seguir jugando.

-¿Ya tenés tu cuerpo técnico para el futuro? -Sí, ya está casi armado. Con el Beto Acosta, el Mono Burgos y Diego Markic. Igual, quiero estirar mi carrera lo máximo posible. Después sí, en algún momento voy a ser técnico.

-De River.

-Y, el primer sueño es dirigir a River, por supuesto. Igual uno como técnico ya abre otro libro, otra carrera. El jugador tiene que quedar de lado. El mismo cariño del hincha, siendo técnico, se va perdiendo. Uno tiene que ser consciente de eso, pero también soy consciente de que el fútbol me da felicidad y no me veo viviendo sin él.

-¿Estás dispuesto a ser técnico y arriesgar tu idolatría en River? -Toda mi vida ha sido un riesgo. Y moriré así.

-Pelear por zafar del descenso también es un riesgo alto. ¿Pensabas que era tan difícil? -Y, es difícil, porque los clubes grandes no están acostumbrados a pelear por no descender. La gente tampoco. Ni los dirigentes. Son estructuras que están armadas para pelear por campeonatos. Pero yo ya había vivido algo parecido en el Parma, donde armamos un equipo para pelear el título y terminamos salvándonos del descenso en la última fecha. En nuestro caso ya éramos conscientes desde antes de la situación complicada en la que estábamos. Y creo que por ahora venimos luchando bastante bien.

-¿Consiguieron el objetivo que se plantearon en el Apertura? -En parte, sí. Ahora el objetivo sigue siendo salvarse lo más rápido posible de descenso y Promoción y pelear por el título en el torneo que viene.

-¿River puede pelear por el campeonato? -Sí. En el torneo pasado arrancamos para pelearlo y después, con tantos empates, nos quedamos. Pero si hubiésemos sumado los puntos de Quilmes, que se nos fueron en el último minuto; de Gimnasia, que merecimos ganar; y de Godoy Cruz, donde nos anularon un gol al final, habríamos estado cerca. River fue un equipo para pelear el campeonato. No pudimos hacer goles, ésa es la realidad. Sólo nos faltó eso. A nivel defensivo, fuimos de los mejores. Por eso digo que con más goles, hubiéramos peleado el título.

-¿Ganarle a Boca fue como dar una vuelta? -No, son cosas diferentes, pero sí lo disfruté muchísimo al triunfo en el superclásico. Son esas alegrías que da el fútbol, que son pocas. Y lo disfruté con una pasión especial.

-Encima después dijiste que los hinchas de River son la mitad más uno…

-Y sí, ja. Los hinchas de River ya saben que somos la mitad más uno. No es nada raro lo que dije porque ellos lo están demostrando. En los últimos campeonatos, River fue el equipo que más gente llevó a los estadios. Y mucha más gente que los demás, eh.

-Vos tenés hinchada propia. ¿Tus hijas están contentas porque vas a seguir jugando al fútbol? -¡Felices! Yo les avisaba: “Miren que a fin de año se le termina a papá, eh”. Y ellas (Sofía, Azul y Serena) me decían: “Noooo”, ja. Por suerte hay Almeyda por un tiempo más…

info: ole’

Anuncios

Buonanotte: “necesito jugar”

Fue uno de los semestres para River en los últimos años, sin embargo, para Diego Buonanotte, fue uno o el peor, desde que debutó en Primera. Por eso el Enano se plantea la posibilidad de dejar el club donde ya pasó 11 años: “Si voy a seguir así, yo prefiero buscar otro rumbo”, disparó.

El próximo 26 de diciembre se cumplirá un año del trágico accidente, en el que murieron tres de sus mejores amigos, luego de que el auto que manejaba el propio futbolista se estrellara contra un árbol. El mediocampista tuvo cuatro meses fuera de juego, recuperándose de sus lesiones físicas, pero principalmente, de sus problemas emocionales. Regresó el 17 de abril ante Godoy Cruz, con un gol. Era el comienzo de la “era Cappa”.

Después de la salida del entrenador, tanto Cappa como Buonanotte confesaron que su relación no fue fácil y el Enano apenas jugó 15 partidos en el segundo semestre y sólo dos completos.

“Necesito jugar y sentirme útil”, aseguró en el programa “100 % River”. “Yo necesito jugar. Si no tengo la chance o voy a estar en la misma situación que ahora, prefiero buscar otro rumbo”, agregó.Buonanotte reconoció que ya hubo “un par de conversaciones”. “Hay un par de conversaciones, pero no conmigo, lo llamaron a mi papá”, contó.

Para el juvenil es importante jugar no sólo por su carrera, sino también para su vidar: “Para estar bien en lo anímico y en lo personal (…) necesito sentirme útil” .Respecto a su relación con el actual entrenador de River, Juan José López, contó: “Cuando Jota Jota me preguntó cómo me sentía para jugar le dije ‘sin confianza’, porque cuando estás en el banco y no entrás, perdés seguridad. Hoy mi confianza es muy baja. Fue un año muy malo. Tengo que dar vuelta la página”.

Pese al momento de incertidumbre, el jugador que marcó dos goles este semestre, pero que nunca pudo recuperar su mejor nivel, aclaró que decidirá su futuro con tranquilidad. “No estoy apurado por saber qué voy a hacer”.

Con todavía cuatro años y medio de contrato por delante, Buonanotte recordó: “Le debo mucho a River. También a Passarella y Turnes, que son de las pocas personas en las que confío dentro del mundo del fútbol. Quiero charlar con ellos para saber en qué situación voy a arrancar la pretemporada”.

info: espn

 

D’alessandro: la posibilidad de volver siempre tienta.

River sueña con la vuelta de D’Alessandro y el Cabezón aumenta la ilusión desde Abu Dhabi, donde juega el Mundial de Clubes con el Inter de Porto Alegre: “Cada vez que el club está rondando, es un orgullo y un placer. Si todo se da…”.

El nombre de Andrés D’Alessandro suena fuerte en Núñez cada vez que llega un receso. Lo mismo pasa con Pablo Aimar, pero tiene un año más de contrato para jugar con el Benfica y no lo deja irse de Portugal. Lo del Cabezón pinta algo más real por sus propias palabras desde Abu Dhabi. Mientras se prepara para jugar por el tercer puesto del Mundial de Clubes con el Inter de Porto Alegre, contó su situación y dejó una puerta abierta.

¿Qué dijo D’Alessandro? “River me dio todo y jugué muchos años. Siempre digo lo mismo: cada vez que el club está rondando, es un orgullo y un placer. Si está la posibilidad y todo se da… Tengo contrato, pero veré qué pasa el año que viene. La gente ya sabe lo que pienso”, fueron las declaraciones del zurdo a TyC Sports.

El Cabezón sueña con un futuro europeo. Pero la posibilidad de volver a River siempre tienta más allá de lo económico: “Nadie juega gratis. Pero no habrá problemas en ese aspecto. Tampoco importará la situación del club ni la gente con la que por ahí tuve diferencias en su momento. No voy a dejar de volver por esas cosas”. Passarella y Jota Jota se deben estar frotando las manos.

info: ole’

 

video: declaraciones de j.j lopez luego de su confirmacion camo dt millonario.

Almeyda: terminamos un año “bueno”.

El volante y principal referente de River, Matías Almeyda, se mostró este lunes conforme con el final del equipo en el torneo Apertura de fútbol al considerar que superó el objetivo de los 30 puntos que se habían fijado.

“El objetivo era llegar a 30 puntos y lo pudimos superar. Terminamos un año bueno”, afirmó Almeyda. El Pelado evaluó la importancia de haber ganado los tres puntos con una goleada por 4-1 sobre Lanús como visitante.

Almeyda aseguró no saber “nada” sobre la continuidad o no del entrenador Juan José López. “Nosotros nos empeñamos al máximo con este cuerpo técnico y apoyar cada consejo, cada indicación, y conseguimos bastantes triunfos. Ahora queda esperar la decisión de la dirigencia”, señaló.

En tanto el goleador de la tarde, Mariano Pavone, autor de los dos últimos tantos resaltó haber ganado “13 de los últimos 18 puntos”. Elogió a Jota Jota porque “dejó su sello”, pudo revertir la mala racha y apuntó que el técnico “se merece este presente” al igual que sus compañeros.

Asimismo, lamentó no haber “podido acompañar” con resultados la gestión del técnico anterior, Angel Cappa

info: espn

 

“de local o visitante yo te vengo a ver”

River volvió a ser el que más entradas vendió en el Apertura y le ganó por afano a Boca. Es una tendencia que se repite por cuarto torneo seguido. La mitad más…

Cuando Matías Almeyda dijo que los hinchas de River “somos la mitad más uno”, se quedó corto. Muy corto. Porque la diferencia con Boca en las tribunas es mucho más amplia. Los números que dio a conocer ayer el Departamento de Valores de la AFA son contundentes. Como ya había sucedido en los últimos tres torneos locales, River fue, por afano, el club que más entradas vendió en el Apertura 2010: 232.570. Mientras que la gente de Boca compró 118.006.

El lunes, en la cancha de Lanús, se escuchó el clásico “somos locales otra vez”. Y en esta ocasión el cantito de la popular refleja la realidad. Cuando el equipo de Cappa y luego de Jota Jota López jugó en el Monumental, se vendieron 138.084 entradas generales, más del triple que en la Bombonera (44.195). Lo que hay que tener en cuenta en este caso es que Boca no expende muchos tickets debido a que los socios (ingresan sólo con el carnet al día, igual que en River) ocupan la mayor parte de la capacidad de las cabeceras. En cambio, de visitante no hay excusa que valga. Y a ese superclásico también lo ganó River: 79.919 (entre populares y plateas) contra 66.414.

Esta tendencia ya lleva años. De hecho, River superó a Boca en la venta de entradas en siete de los últimos nueve torneos. Sólo vendió menos que su clásico rival en el Apertura 08 (el equipo dirigido por Ischia ganó el título) y el Apertura 07 (campeón Independiente).

Claro que si la diferencia es enorme con Boca, con el resto de los grandes es sideral. El único que se arrimó y superó las cien mil fue Racing .

info: ole’

video: resumen lanus -1-river plate-4-