doble turno para el burrito.

Ortega llegó a Salta y se entrenó en doble turno mientras sus compañeros pasaban una tarde distinta. Hoy, el único trabajador.

Ahora sí. A poner los fideos que están todos. Se hizo desear, se tuvo que bancar cuatro horas y media de demora, pero llegó. Ariel Ortega ya está en Salta y será el único gran trabajador del fin de semana. Después de su ausencia en los primeros cuatro días de entrenamiento en esta ciudad, el Burrito llegó a las dos de la madrugada y se fue derecho a la cama que tenía reservada en la habitación que comparte con Almeyda. Descansó, se levantó temprano para desayunar y por la mañana realizó su primera práctica. Y por la tarde -mientras sus compañeros arrancaron la jornada y media que Cappa les dio de libertad-, el jujeño fue al gimnasio del Sheraton para cumplir la rutina particular que le prepararon los profes Alejandro Frega y Javier Ciliberti.

El ídolo fue uno de los tantos fastidiosos y molestos pasajeros que padecieron demoras y suspensiones en Aeroparque, pero a última hora del viernes el vuelo de Andes despegó y aterrizó en el nevado Aeropuerto Martín Miguel de Güemes, en donde lo esperaba Luis Avilés, el gerente de Fútbol del club. Llegó al Sheraton en la madrugada de ayer y no quiso cenar. Prefirió ir directo a la cama. Por la mañana saludó uno por uno a los jugadores y también al cuerpo técnico. Cruzó unas palabras con Passarella y se abrigó hasta con gorro de lana para el entrenamiento en el microestadio del complejo Delmi, el lugar elegido para seguir con las prácticas hasta que el clima mejore.

El Burrito realizó una exigente rutina física bajo techo y por la tarde, previa siesta, fue el turno de los aparatos de musculación, solo, apenas acompañado por los profes y por algunas miradas curiosas de los huéspedes del hotel que caminaban por el segundo piso. Fue una jornada intensa para Ortega, que pasó de la lluviosa noche en la que tiró paredes con Messi a la blancura impuesta por la nieve sobre el Cerro San Bernardo, que impacta a espaldas del búnker de River.

Hoy, mientras el resto del plantel disfrute del día libre, el jujeño seguirá entrenándose porque él necesita recuperar el tiempo perdido por el viaje a Panamá y porque River lo precisa a punto para darle esa profundidad y agresividad que Cappa reconoció que le faltó al equipo ante Gimnasia de Jujuy. “Es uno de los jugadores más importantes del fútbol argentino en los últimos 15 años y por suerte lo tenemos nosotros. Aportará muchísimo por experiencia y calidad”, lo mimó Angelito. Ahora el Burrito querrá darle la razón en la cancha.

info: ole’

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s